Reflexiones

Aprender mirando

“Más de diez años pintando te permiten mirar hacia atrás. En un principio una simple línea recta al carboncillo te resulta muy difícil, aprender a poner luz y sombra aún más, componer...

Pasar por diferentes etapas en la pintura es como un viaje a través de infinitas sensaciones. Cuando comencé a pintar mi reto era copiar a los grandes maestros. Uno de ellos Sorolla, del cual me fascinó su dibujo y su tratamiento de la luz. Aprender mirando.

Lentamente llega el oficio, elegir los colores, la satisfacción de ver los resultados de tu trabajo, hasta encontrarte en un momento crítico: el de la búsqueda de un estilo propio...”

Un estilo propio

“Probar diferentes técnicas, como el collage, utilizar nuevos soportes como planchas de madera o antiguas puertas, buscar temas que llaman tu atención por la armonía de color o el ambiente que reflejan... todo esto forma parte de experimentar sensaciones nuevas a la hora de pintar. De pronto te das cuenta de que puedes crear, no simplemente copiar, es ciertamente un paso adelante.

La inquietud de buscar un estilo propio, aún significa todo un reto...”